La infografía jurídica

Uno de los aspectos más destacables de la infografía es que no es interpretativa. Muestran datos o hechos. En todo caso, existen infografías engañosas por su ambigüedad o mala ejecución, premeditada o no.

Cuando una infografía no refleja la realidad es porque sus datos no son veraces o rigurosos. Es, por tanto, una herramienta de gran poder de comunicación, y el trabajo del infografista, de enorme responsabilidad.

Un buen amigo mío, José María Garzón, abogado de Madrid, me pidió ayuda para poder explicar mejor en un juicio unos hechos en los que falleció una persona. Tras tantos años en El País y tantos gráficos hechos sobre sucesos, era la primera vez que me enfrentaba a una infografía de este tipo con todo un sumario de tres tomos para su lectura reposada y completa. Nada como un buen material para una buena info y yo lo tenía.

Aunque Garzón representaba a una de las partes, le avisé de que haría mi trabajo con rigor y ateniéndome a los datos que obraban en el sumario, independientemente si estos eran favorables o no a su postura.

Tres tomos y 1.554 páginas de notificaciones, diligencias, providencias, declaraciones e informes periciales.

Me centré en hacer un repaso cronológico de los hechos pasando de lo general a lo específico en una serie de seis gráficos, teniendo en cuenta que serían un apoyo para la intervención de Garzón en el juicio.

El estilo debía de ser claro, alejado de barroquismos, pero fiel a la realidad, apto para iniciados y para el jurado, que en este caso era popular.

Opté por los esquemas simples para los mapas y escenas de situación, y por un dibujo más elaborado para los detalles, intentando resaltar lo importante en cada uno de ellos.

Para los mapas, en los que se desarrollaba una persecución y un escenario, utilicé el registro de llamadas telefónicas, las declaraciones de los implicados, los informes de balística y un vídeo que recoge parte de la acción. Un buen mapa y un par de operaciones matemáticas me dieron el recorrido y velocidad resultante.

La parte crucial, un tiroteo sobre un coche en el centro de Madrid, estaba explicada en el sumario a través de un informe que se apoyaba en un gráfico tan esquemático y simple, que pasaba por alto aspectos tan relevantes como el modelo de coche y la posición de los ocupantes.

El informe balístico era completísimo y estaba acompañado con fotografías, todas ellas parciales, de los impactos y trayectorias en las distintas partes del vehículo. Decidí transcribir ese informe sobre el modelo de coche en cuestión y mostrar a la vez todas las trayectorias conocidas (un total de 11), para lo cual reproduje el coche, un Citroën C3 del año y versión correspondientes, en el ángulo adecuado y resaltando lo importante: las trayectorias y los ocupantes.

Para la parte de balística referente a las armas, reproduje el modelo de pistola que fue utilizado y el recuento de las balas, casquillos y proyectiles sin disparar que interesaban a cada una de ellas.

La parte forense correspondiente a la víctima mortal se ha resuelto con la transcripción gráfica del informe, uniendo los diferentes hitos que marcó el proyectil en su recorrido por el interior del cráneo. Para una mejor comprensión, hice tres vistas del mismo: lateral, posterior y cenital.

En resumen, el trabajo consistió en recopilar los datos deslavazados y dispersos entre 1.500 folios y contextualizarlos, ateniéndome con rigor a lo escrito en ellos, utilizando modelos fieles a la realidad y no esquemas realizados con recursos simples provenientes de bibliotecas gráficas. En las partes en las que no existía ningún informe gráfico, se generó uno nuevo aplicando el mismo sistema de rigor.

En definitiva, se ha traducido a un lenguaje visual el contenido de cientos de folios dando una unidad a la historia, pero conservando cada infografía su propia entidad y pudiendo funcionar de manera independiente.