Qué pasa en los gráficos de La Sexta Noche

Es la segunda entrada que hago sobre el grafismo en este programa, pero he visto más de dos errores. Es incomprensible, estilo aparte, que se cometan fallos como estos. ¿Qué pasa en La Sexta Noche?

El comentario de hoy viene por el inexplicable error del sábado 22 pasado, en el que una simple y elemental gráfica de barras estaba mal. Es verdad que no es un error grave en la interpretación, pero si en el fondo, porque lo realmente difícil es precisamente hacerlo mal.

Hace bastantes años, al comienzo de la infografía por ordenador, los programas no incluían herramientas automáticas de tablas. Había que generar los propios ejes y hacerla a ojo. Pero desde hace mucho tiempo, todos las implementan. Por tanto no comprendo cómo puede hacerse a día de hoy una tabla elemental en la que las proporciones estén mal.

Reconocí el error al ver que la cifra menor (1.437) es en la barra más de la mitad de la máxima (3.140). Fue algo visual, quizá de ojo entrenado o deformación profesional, pero sea como fuere, no salía de mi asombro, porque las máquinas lo hacen exacto y automáticamente. Por tanto, tengo una duda. Está mal el dato o las barras. Tras una breve consulta, se reafirman mis temores: los datos están bien, menos mal, pero las barras…

Parecerá el mío un exceso de celo y vaya por delante que todos cometemos errores, pero este ejemplo me lleva a pensar en quién está haciendo esto y, lo más importante, quién lo supervisa. Puede que el grafista cobre una miseria, cosa que no justifica este error; puede que tenga una presión enorme y además cobre una miseria, lo que facilitaría el error; tal vez no sea ni grafista, sino un alguien a quién han contratado por una miseria y ahorrarse unos eurillos; puede que sea, como en los accidentes, una suma de factores.

No quiero echar por tierra el trabajo de nadie, pero sí denunciar que el grafismo esté tan poco cuidado y eso sí que es responsabilidad de sus jefes. Puede que el error esté ahí, como en la mayoría de los sitios, que ven en el grafismo un juguetito, un recurso, un plus visual y no un elemento informativo.

Los lectores, televidentes o llámese como quiera se merecen más respeto.