Dónde está escondido el vuelo MH370

El vuelo MH370 ha desaparecido de noche en el Golfo de Tailandia sin dejar rastro. Sorprendente para una sociedad tecnificada, interconectada y en la que la sombra del Gran Hermano es larga, al menos eso nos hacen creer.

Parece que estamos permanentemente localizados. Por el móvil. Por la IP, por el Wi-Fi, por cámaras o radares. Sin embargo, un enorme avión ha desaparecido y nadie sabe dónde está.

Hay muchas lecturas para el suceso del avión malayo. Una es que no estamos tan controlados como parece y la otra, que si lo estamos, saben dónde está el avión.

Conspiración, secuestro o terrorismo, el miedo está de trasfondo. La utilidad del mismo es innegable y qué mejor oportunidad para alimentarlo que la desaparición de un pájaro tan grande como este.

Sea como fuere, no es un acto improvisado. Hace falta saber pilotar un avión o doblegar o convencer a quien lo sepa. Hacen falta conocimientos técnicos suficientes como para desconectar los transpondedores y localizadores del avión, así como cierta complicidad en tierra para poner suficiente combustible adicional como para llegar lejos, más de lo previsto. Hace falta un plan, coordinación y arrojo.

Luego están las cuestiones físicas que conlleva una máquina de esas proporciones. Dónde aterrizarlo, dónde ocultarlo o qué hacer con más de 200 rehenes. Y lo más importante, el objetivo.

Rescate económico, rescate político, extorsión, utilización del avión para otros propósitos. Ninguna es cosa buena.

Y en el fondo, otra vez el miedo, ese gran aliado de quién lo crea, mantiene y promueve. ¿Veremos los próximos movimientos internacionales en forma de rearme o ingentes inversiones en equipos de seguridad aeroportuaria? De momento, esperemos a que el avión de señales de vida.

One Comment

  1. Pingback: Anónimo