Mismos datos, ideas distintas

Veo en el programa ”la Sexta noche” un gráfico que me llama la atención. El economista José María O’Kean comenta el panorama económico apoyado en gráficos sobre una pantalla. En un momento dado, habla de que los salarios han seguido subiendo, pero menos, y lo ilustra con la gráfica que reproduzco en esta entrada.

El titular introduce a los datos y la gráfica muestra un descenso. La conclusión visual es que los salarios han bajado, pero lo que realmente quiere representar el gráfico no es eso, sino que como dice O’Kean, han moderado su subida. Es decir, han seguido creciendo, pero menos. En realidad, la evolución salarial, según los datos representados, ha sido siempre positiva y como magnitud, habría crecido.

En el caso de representar realmente la evolución salarial, se tendría que haber partido de una cifra media o de referencia y la línea hubiera crecido en los porcentajes que muestra el gráfico de la sexta. Hubiera sido ascendente siempre, porque incluso para los datos de 2013, el incremento sigue siendo positivo.

Las gráficas de evolución son adecuadas para una magnitud, no para incrementos, ya que cuando la línea baja, no significa un descenso, sino un menor incremento. Hay que tratarlas con cuidado y es fácil caer en el error, porque aunque técnicamente sea correcta, no cumple con su objetivo, que es mostrar visualmente unos datos y dar una información visual coherente. Me parece más adecuada una gráfica de barras, en la que todos los datos son positivos y si fueran negativos, estarían por debajo de cero.