La ligereza de un titular y… nada más

Captura de pantalla 2013-08-17 a las 14.06.04

No he podido remediarlo. Me he encontrado esto en Skup, una herramienta de El País, y han empezado a saltar las alarmas.

Violencia machista. Qué ligereza. Un anciano de 86 años mata a su mujer, de 83 y luego se suicida. La noticia es terrible, pero no para titular como lo hace ese gran diario que fue El País: “violencia machista”.

Más tarde encuentro que la noticia está en portada. Allí no habla de violencia en el titular, pero sí que anota que “Es la 28ª víctima de violencia de género del año” y en las etiquetas se pueden ver lindezas del tipo de “Asesinato mujeres, Machismo, Violencia género, Asesinatos y Delitos” junto a un tímido “problemas sociales”. Ahí ha quedado etiquetado para la posteridad en un gran diario. Quizá sí lo primero y no lo segundo.

Titular-El-Pais-ancianos

La falta de sensibilidad, de oficio, las prisas, la presión, el creer que con cuatro euros se puede mantener el prestigio, la seriedad y el rigor, dan lugar este esperpento.

Pobres ancianos. Una, la mujer, enferma de alzheimer en fase avanzada. Él, el marido, con 86 años cuidándola. Quién haya tenido cerca un enfermo de alzheimer sabe lo que es eso y quién deje escapar una información como lo que publica El País, no. Esa es la diferencia, la sensibilidad, la experiencia. Pero no solo eso, sino el rigor y el oficio.

Un servidor, que ha breado en la redacción de Miguel Yuste, sabe lo que es la ligereza, la laxitud que se ha instalado en ese gran periódico. Qué pena. Sobre todo por los dos ancianos que han muerto y su familia. Un drama más de esos que nos acompañan sin darnos cuenta todos los días.

Al menos podría sobrevivir en la redacción de las sillas azules la prudencia. Pero, ¿quién puede enseñarla o transmitirla si en esa misma redacción han cercenado a aquellos que la tenían? El resultado son estas pequeñas píldoras placebo que muestran el funcionamiento en precario de un periódico. Está escondida en la web de El País, pero está y es muestra de un hacer o, mejor dicho, de un dejar hacer.

Agosticidad e inexperiencia con unas pizcas de improvisación y becarios. Ese cóctel que tanto gusta, porque no ve más allá, a quién fue y ya no es, es el que degustamos en ese goteo impropio de la cabecera en la que se publica.

Luego dirán que no saben dónde está el negocio.

Pobres ancianos. Quién sabe lo que se coció en esa casa de Castrillón (Asturias). Un poco de seriedad y, sobre todo, de respeto y prudencia.

12 Comments

  1. Juan

    Totalmente de acuerdo. De hecho, ayer también lo vi en el telediario de Televisión Española, que adolece de una falta de rigor últimamente que da pánico. Y pensé lo mismo que tú, que qué habría pasado en esa casa, pero que de violencia de género pintaba poco. En fin, una pena aobre todo para sus familias.

    No se pierda la noticia de El Mundo hoy, sobre Bisbal y su “discreCCión”. Horas después aún se mantiene:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2013/08/17/gentes/1376765135.html

  2. Alvaro

    Articulo muy mal planteado que deja entrever en lo que se ha convertido el periodismo en este pais, me gustaria saber de la persona que haya escrito ese titular, cuanto ganas, cuantas horas curra y cuantos articulos tiene que escribir al dia.

    Juntaletras hay en todos los lados, pero tambien hay gente trabajando a 1 euro el articulo y que tiene que sacar para comer.

  3. Miriam

    Te agradezco,por lo que me toca con respecto a la enfermedad de Alzheimer, tu noticia.
    No se puede, ni se debe, de ninguna manera, calificar este caso de “violencia machista”, sino de desesperación. ¿En qué situación debía estar ese pobre hombre para tomar esa terrible decisión? Seguro que solos, sin dinero, sin ayuda, sin cariño. La gente, normalmente, los antiguos amigos y algunos familiares, prefieren no ver al enfermo “por no sufrir”, por recordar a la persona enferma como estaba antes del Alzheimer. Es siempre más fácil mirar para otro lado.
    Pobre hombre, yo si se lo que se siente cuidando a un enfermo de Alzheimer, y se lo que digo, y la frivolidad del mencionado artículo, por su desconocimiento y falta de empatía con la situación, es llamativo por su falta de humanidad.

  4. ana pinel

    Espantada por lo que ví en el telediario de la 1, escribí este mail a la Defensora del Espectador:
    “Dan la noticia de un anciano que mata a su mujer enferma de Alzheimer, facilitando al mismo tiempo el teléfono contra el maltrato 016, y asimilando el caso a uno mas de violencia de género, pues enumeran los casos que van de violencia machista en lo que va de año. Nada que ver! Ese anciano que en un acto de desesperación ha matado a su mujer y se ha suicidado es el mismo que la ha cuidado hasta el día de ayer, y probablemente ya no puede mas, esta al borde de sus fuerzas, incluso le han recortado la ayuda de la ley de dependencia. Exijo: rectificación en el medio que dio la noticia (la 1), reparación a la memoria del anciano y no ser recordado como un asesino, exclusión de este caso de la estadística del maltrato, y petición de que se ponga en marcha una estadística que valore el esfuerzo y el sufrimiento de los cuidadores de enfermos de Alzheimer.”
    Me gustaría, de verdad, que se rectificara.

  5. Asturias

    Deberíais informaros un poco más sobre el suceso, antes de dudar si fué violencia de genero o no. No obstante, la culpa de esto es precisamente de los periodistas, ya que son los que nos hacen dudar sobre los hechos. Son ellos los que deberían recabar toda la información posible y dejar claro las circunstancias en las que ocurrió el asesinato. Porque no os quepa ninguna duda de que fué una violencia de genero. Nadie mata a su mujer a puñaladas por compasión:

    http://www.lne.es/aviles/2013/08/19/destrozados-piensas-pasar-lamenta-hija/1457417.html

    • maria

      totalmente de acuerdo. Una muerte dulce a base de pastillas, pero no a base de cuchilladas o a martillazos en la cabeza como ha habido algún otro caso.
      ¿Cuántas mujeres con maridos con alzheimer los matan a cuchilladas? Y también estarán desesperadas, digo yo.

      • Carmen

        Pues tienes razón. Cuando tú o yo llegemos a los ochenta y tantos tendremos otros recursos. A lo mejor el abuelo de Asturias, no. Es un horror de cualquier forma, pero aquí no estamos hablando de eso, sino de cómo se ha tratado en un medio de información y de cuántas personas lo habrán leído sin llegar a estas reflexiones que se muestran en los comentarios.
        Personalmente no juzgo al hombre por hombre como no lo hago a la mujer por el hecho de serlo. Los dramas personales como este distan, creo, un poco de lo que se conoce propiamente como violencia de género o machista y lo que comenta el post es el tratamiento cuando menos, ligero.
        El abandono social y administrativo de estos abuelos es terrible. Los millones van a los bancos y no a los ciudadanos que les hace falta. El discurso en los medios no va por ahí, va por lo fácil si no por lo recurrente.
        Espero y deseo que dentro de unos años, no muchos, sean las pastillas y no lo aceros las que acaben con el sufrimiento, aunque en este caso quién sabe.

        • Asturias

          Este señor tenía apoyo de la comunidad (en Asturias las ayudas llegan, tarde pero llegan) y de la familia para cuidar a su mujer. Repito que matar a su mujer a puñaladaS no es un crimen por compasión…

  6. Juan Manuel Dato

    Yo creo que la culpa no es del periodista, sino del periodismo político: que es la basura amarillenta que más abunda en este país. El titular deja de intentar ser objetivo, para ser políticamente correcto y, claro está, cuando una mujer es víctima y un hombre es el responsable salta la etiqueta, desaparece las presunciones y se contamina todo junto con la aberrante ley misma que describe las circunstancias. Ciertamente, este problema social no se resuelve con frivolidades como el titular nos ofrece.

  7. Carmen

    El problema no está en describir los hechos; un hombre mata a su mujer a puñaladas y luego se suicida. Está en el trato, en el sesgo que se da a la información y la ligereza al catalogarla dentro de violencia machista o de género. Eso ya se verá o quizá nunca se sepa.
    Otro problema es que sucede en medos grandes y pequeños, porque en ambos la información ha pasado a ser mero relleno de contenidos y solo importa Bárcenas, el poder y sus influencias.
    Como efecto colateral igual le dan la bronca a quién subió la noticia y no a quién es verdaderamente responsable de lo que se publica y cómo se publica.
    Imagino que un medio como El País debería rectificar, pero están en otras cosas.

  8. opinion

    Totalmente de acuerdo.

  9. Jose F. Moreno Saiz

    Yo también me he indignado al leerlo y verlo en los telediarios tratado como “violencia de genero”, hace tiempo en un caso similar se explico, pero vuelven a las andadas.
    Quien haya tenido la desgracia de conocer de cerca a un afectado por la enfermedad de Alzheimer, ni que decir tiene el que lo haya atendido, sabrá lo terrible de la enfermedad.
    Modestamente siempre alerte, que con todo, las situaciones las mas dramáticas se daban en casos como el que nos ocupa, matrimonios mayores en el que uno de ellos tiene que cuidar del otro, dignos de la mayor atención, incluso aunque el resto de la familia se implique, y exista asistencia externa.
    Mi esposa y yo hemos cuidado en nuestra casa y hasta sus respectivas muertes de su madre y de la mía afectadas por la enfermedad durante bastantes años y hemos conocido y seguimos conociendo casos espeluznantes, en nuestro caso y a pesar de ser dos personas, nos podíamos apoyar el uno en el otro, además lógicamente de la diferencia de edad.
    Y porque he conocido además de la mía otras muchas experiencias la de matrimonios como el que nos ocupa han tenido para mi una especial sensibilidad, insultar a ese hombre de esa manera, suponiendo con conocimiento de causa el infierno que habrá pasado incluso al tomar esa decisión, me parece cuando menos una falta de respetó incalificable.
    José F. Moreno Saiz
    Miembro de la Junta Directiva de la Asociación Familiares de Afectados de Cantabria. AFAC
    Expresidente de AFAC
    Exmiembro de la Junta de la Confederación Nacional de Asociaciones de Afectados CEAFA

Deja un comentario